La Segunda República

La Guerra Civil
Antecedentes
Los tres días de Julio
Primeros meses de conflicto
El año 1937
El bombardeo de Guernica
El año 1938
El fin de la guerra. Año 1939

Intervención internacional
Alemania y Hitler
Italia y Mussolini
La URSS y Stalin
Las brigadas internacionales

El franquismo
Ideología y Características
Leyes fundamentales

La Transición española

Las banderas de España

Personajes destacados
Manuel Azaña
Adolfo Suárez
Dolores Ibárruri
Emilio Mola
Francisco Franco
Francisco Largo Caballero
José Antonio Primo de Rivera
Juan Negrín
Santiago Carrillo

Francisco Franco


Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco y Bahamonde Salgado Pardo de Andrade, conocido como Francisco Franco, nace el 4 de diciembre de 1892 en Ferrol (Galicia), y muere el 20 de noviembre de 1975 en Madrid. Fue jefe del Estado español del 1939 al 1975, presidiendo un gobierno autoritario y dictatorial con el título de Caudillo: “Generalísimo Francisco Franco, caudillo de España por la gracia de Dios”.

Francisco Franco. Guerra Civil españolaApodado Paquito por sus compañeros a causa de su pequeña estatura, primero fue enviado a una escuela privada, luego pasa dos años en el colegio del Sagrado Corazón antes de entrar en la Escuela de preparación naval. Franco se decantó naturalmente por la Marina, como su tradición familiar le marcaba. El cierre de la Escuela naval de Ferrol en 1907 lo fuerza a buscar otra vía. El 29 de agosto de 1907, entra entonces en la Academia de infantería de Toledo.

Francisco Franco se graduó como Alférez en 1910. Fue comisionado como teniente y dos años más tarde, fue enviado a Marruecos. Franco se ganó pronto la reputación de ser un buen oficial. En 1915, fue ascendido a capitán. Y ese mismo año fue ascendido a comandante, convirtiéndose en el más joven oficial de campo del Ejército español.

En 1919, Franco conoce al teniente coronel José Millán-Astray, cuya ambición es crear una unidad militar de élite según el modelo francés de la Legión extranjera. En 1920, su proyecto es aceptado. Millán-Astray ofrece Franco al mando de la 1a bandera y se le destina a Ceuta en octubre. Franco impone a sus legionarios un entrenamiento muy estricto. Paralelamente, Franco se muestra despiadado frente a las rebeliones indígenas. Después del desastre de Anual en 1921, autorizó a sus hombres para aplicar ley del talión. Debido a sus meritos, Franco fue solicitado para reconquistar Melilla frente a Abd el-Krim.

El 13 de septiembre de 1923, Miguel Primo de Rivera instauró un régimen dictatorial tras un golpe de Estado. Debido a los enfrentamientos y las rebeliones surgidas en Marruecos, deben retirarse del territorio. Durante el mes de Noviembre y de Diciembre de 1924, Franco supervisa la evacuación de Xanten. Su excelente actuación lo hace nombrar a coronel. Poco tiempo después, Abd el-Krim ataca poblaciones francesas. Para responder a estas actuaciones, Francia se alía con España.

Primo de Rivera aprueba un plan de desembarco en Alhucemas. Resulto todo un éxito y Franco es nombrado general de brigada en febrero de 1926. Así, se convierte en el general más joven de Europa. Todo son reconocimientos para él. Incluso en 1927, fue encargado de acompañar al rey en su viaje oficial en África.

El 4 de enero de 1928, Primo de Rivera funda la Academia general de Zaragoza, academia de obligado paso para todos los futuros oficiales, y pone a Franco al frente de la misma. En julio de 1931, la Segunda República suprime por decreto la escuela. Para Franco, que se había implicado totalmente en la creación de la Academia, fue un duro golpe que le dolió y encajó muy mal.

En octubre de 1934, el ministro Diego Hidalgo pide a Franco tomar las riendas de las operaciones contra la insurrección violenta de los socialistas en Asturias. El mando directo recae en manos del general López Ochoa, pero las decisiones del Estado Mayor son planificadas por Franco. En unos días, las decisiones del futuro Caudillo bastan para dispersar a los revolucionarios. Franco aparece entonces como el defensor de la legalidad, el salvador de la República.

No obstante, con el clima revolucionario que reina en España, la Republica considera que Franco puede ser uno de los militares capaces de encabezar un nuevo levantamiento armado. Por esta razón, es nombrado gobernador militar en las islas Canarias, lejos de la península. Aunque Franco, por aquel entonces, estaba poco convencido de que se produjera un golpe de Estado o de participar en él. Es bajo la Segunda República que él alcanzó el apogeo de su carrera. Aunque monárquico de educación, es legalista y está satisfecho con la república burguesa, conservadora y que mantiene el orden. Pero tras los desórdenes graves que se produjeron en España a partir del año 1934, le van a hacer cambiar de opinión.

Al día siguiente de la primera vuelta de las elecciones de febrero de 1936, con el fin de garantizar el buen desarrollo de la segunda vuelta, Franco insiste al jefe de gobierno y al presidente de la República, para que éstos proclamen el estado de excepción. Éstos desestiman su consejo, remitiéndose a Azaña, a quien le confían el poder. Rápidamente, las revueltas y la violencia se agravan en la España republicana. Varios oficiales superiores se impacientan. Y quieren saber si pueden contar con Franco. Pero éste no se posiciona.

El 23 de junio de 1936, Franco escribe al presidente del Consejo, ministro de guerra, Santiago Casares Quiroga. Su carta de advertencia que le invita a consultar urgentemente a los oficiales superiores, “los únicos que puedan impedir la catástrofe”, no obtiene respuesta por parte del presidente. Es el asesinato del monárquico Calvo Sotelo a manos de las juventudes socialistas lo que le hace tomar finalmente una decisión. El levantamiento se produce por la noche del 17 de julio.

En 1969, en las Cortes Generales Franco designa a Juan Carlos para sucederle a su muerte, como rey de España. Al principio de los años 1970, enfermo, Franco debe nombrar a un presidente del gobierno. Escogió a su brazo derecho, Luis Carrero Blanco, pero éste fue asesinado en un atentado de la organización vasca ETA el 20 de diciembre de 1973 en Madrid.

Cada vez más afectado por la enfermedad de Parkinson que lo roe desde el 1969, Franco tiene que ser ingresado con carácter urgente en 1975. Tras una operación, el 14 de octubre, entra en coma. Según ciertos autores, Será mantenido en vida de manera artificial, hasta que el príncipe Juan Carlos acepte el 30 de octubre asumir las funciones de jefe del Estado. El 20 de noviembre de 1975 a las 5h 20 de la mañana Franco muere.


Aviso legal