La Segunda República

La Guerra Civil
Antecedentes
Los tres días de Julio
Primeros meses de conflicto
El año 1937
El bombardeo de Guernica
El año 1938
El fin de la guerra. Año 1939

Intervención internacional
Alemania y Hitler
Italia y Mussolini
La URSS y Stalin
Las brigadas internacionales

El franquismo
Ideología y Características
Leyes fundamentales

La Transición española

Las banderas de España

Personajes destacados
Manuel Azaña
Adolfo Suárez
Dolores Ibárruri
Emilio Mola
Francisco Franco
Francisco Largo Caballero
José Antonio Primo de Rivera
Juan Negrín
Santiago Carrillo

La Guerra Civil » Primeros meses de conflicto


Tras la muerte el 21 de julio en un accidente de avión del general Sanjurjo mientras volaba desde Lisboa (donde estaba exiliado) hasta España, es el general Franco quien encabeza el Movimiento. Los días transcurren sin que se vislumbre esperanza alguna de una rápida resolución del conflicto que mantenía a España dividida en dos.

El 1 de Agosto, Léon Blum, gobernador francés, propone a los países europeos un pacto de "no intervención " en el conflicto español, con el fin de evitar una guerra más general. Firmado unos días más tarde, el pacto no será respetado por ellos todos. Alemania e Italia enviarán armas y hombres para fortalecer a los nacionalistas sublevados mientras que la URSS les proporcionará medios importantes de defensa a los republicanos. Además, numerosos voluntarios de diferentes países, formarán lo que se conocieron como “las Brigadas internacionales” para ayudar al gobierno republicano en crisis.

Mientras tanto, Franco empieza a reagrupar su poder. El ejército de África está en Marruecos retenido, pues no hay opción de llegar a la península en barco ya que el estrello de Gibraltar está bloqueado por la flota republicana. Entonces se decide traer al ejercito africano mediante un puente aéreo Marruecos-Sevilla, primero con aviones españoles y luego ya con ayuda de aviones italianos y alemanes. Con el ejército en la península comienza la conquista y la sangría.

Desde Andalucía, poco a poco van avanzando las fuerzas nacionalistas para intentar unir sus dos frentes, el del norte y el del sur. Esto es lo que se conoce como la Campaña de Extremadura, cuyo fin tiene lugar el 14 de agosto de 1936, cuando las tropas maures y el ejército africano se apoderan de Badajoz. Su victoria concluye por una atroz matanza de la población. Esta victoria hace que las zonas nacionalistas del sur y del norte reaccionen y ganen confianza y fuerza. Además, tomar Badajoz significaba que todas las regiones fronterizas con Portugal pertenecían a los nacionalistas, lo que les facilita el abastecimiento de armas y municiones.

Guerra Civil. Primeros meses de conflicto

Una vez logrado unidas ambos frentes, se inicia el avance y el asedio a la capital. Los nacionalistas llegan a las puertas de Madrid pero, de manera inesperado, se aplaza el asalto sobre la capital para ir a socorrer a rebeldes asediados en el Alcázar de Toledo, que estaban siendo asediados por las fuerzas republicanas. Pero esta tregua permite a los republicanos consolidar la defensa de la capital con no menos que 30 kilómetros de zanjas y el sostén esencialmente psicológico de voluntarios extranjeros.

El 1 de Octubre el general Franco, el jefe de los nacionalistas rebeldes españoles, es autoproclama " “Generalísimo” y jefe de estado en Burgos. Él se nombra encontes cómo “Caudillo” en recuerdo de los caballeros españoles que habían conseguido expulsar a los árabes fuera de España en la Edad media.

El 6 de Noviembre del 1936, bajo el poder de Largo Caballero, el gobierno republicano de Madrid decide refugiarse en Valencia. Deja la capital bajo la protección del general Miaja, la capital debe entonces hacer frente a la ofensiva llevada contra ella por el ejército nacionalista de Franco.

El 8 de Noviembre comienza la batalla de Madrid, pero conforme avanzan los días, los sublevados son incapaces de tomar Madrid y las fuerzas republicanas, el ejercito popular (que se creó para la defensa de la República), consiguen rechazar los asaltos franquistas.

Grandes y feroces batallas se libran esos días en Madrid. Los conflictos de la casa de Campo, los del barrio de Argüelles o los de la ciudad universitaria, son una buena muestra. Pero el ejército popular supo frenar el avance del nacional, retirándose este último el 11 de Noviembre ante la imposibilidad de tomar la ciudad.

Por tanto, el ataque militar contemplado por Franco para conseguir tomar Madrid no será un asunto fácil y muchas feroces batallas deberán librarse hasta que, 28 meses de resistencia, Madrid será forzado a la rendición.


  
Aviso legal